Bienvenid@ a la
Sociedad Mexicana de Cardiología

La herencia genética y los problemas del corazón

Un historial familiar con enfermedad cardiaca, o de padecimientos relacionados con ésta, constituye un importante factor de riesgo para el desarrollo de problemas cardiovasculares en las nuevas generaciones.

Sin embargo, antes de alarmarte, es  conveniente echar un vistazo y analizar tus antecedentes familiares con el fin de obtener información que te permita, junto al profesional de la salud, minimizar los riesgos de padecer un problema en el corazón.

Pon especial atención a tu salud cardiovascular si en tu familia:

  • Padre o hermano han sufrido un infarto antes de los 55 años.
  • Madre o hermana han sufrido un infarto antes de los 65 años.
  • Tanto el padre como la madre han sufrido problemas cardiovasculares antes de los 55 años.

 

Además, existen al menos tres factores con componentes genéticos que, de no ser controlados adecuadamente, podrían comprometer el buen funcionamiento del músculo cardiaco. Estos son:

Hipertensión arterial
Este padecimiento podría ocasionar infarto al miocardio, insuficiencia coronaria, angina de pecho y arritmias.

Hipercolesterolemia
Si existen antecedentes familiares de colesterol elevado, es recomendable hacer un diagnóstico a temprana edad con el especialista.

Diabetes Mellitus tipo 2
Si uno de los padres tiene diabetes, el hijo contempla un alto riesgo de desarrollarla. Por ello, se aconseja controlar los factores de riesgo.

 

Aunque los antecedentes familiares son un factor no modificable, es posible actuar desde la prevención. Estas son algunas de las medidas que puedes empezar a tomar: 

  • Lleva una alimentación equilibrada y cardiosaludable.
  • Dile adiós al cigarro.
  • Haz al menos 30 minutos de actividad física al día.
  • Mantén el índice de masa corporal ideal, según tu caso.
  • Revisa de manera habitual tu presión arterial.
  • Mantén niveles óptimos de colesterol y glucosa en la sangre.

 

Tú puedes hacer elecciones más inteligentes y adoptar un estilo de vida que aminore las probabilidades de la enfermedad cardiovascular, así como su herencia a las próximas generaciones.