Historia de la Sociedad Mexicana de Cardiología

Por: Dr. Pedro Iturralde Torres

Presidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología

La Sociedad Mexicana de Cardiología ha llegado a su octagésimo tercer aniversario muy fortalecida, gracias a la labor de sus directivos y de sus socios que han respondido a su llamado y quienes han contribuido de forma individual y/o como miembros de varias instituciones.


El hablar de la importancia histórica de la Sociedad Mexicana de Cardiología nos remite a hablar de la historia de la Cardiología en México, especialmente al nacimiento de las especialidades y a los inicios de la Cardiología mexicana a principios del siglo XX.


La Cardiología en México nace en el Pabellón 21 del Hospital General de la Ciudad de México en el año de 1924. El nuevo entorno consistía únicamente en la sala donde se alineaban juntas las camas de enfermos cardiópatas. La prioridad era la clínica practicada de una manera sistemática y rigurosa por toda una generación de jóvenes clínicos enseñados por su maestro Don José Terrés. Su equipo era un médico interno y un practicante con una toalla de auscultar y un solo estetoscopio como instrumento. En palabras del Dr. Chávez “eran las manos, los oídos, el talento lo que debía bastar”.

El Dr. Chávez viaja a París en 1925 y 1926 para ampliar sus conocimientos con los mundialmente reconocidos Vaquez y Laubry, y lo que ahí aprendió lo trajo a su regreso a México. Ya cardiólogo consigue dotar al nuevo servicio de equipo y material necesario para efectuar las reformas materiales en el Pabellón 21, inaugurándolo en 1927. El objetivo era la creación de una nueva ciencia mexicana que unos cuantos años después sería uno de los puntales de la Cardiología latinoamericana.

LA REVISTA ESPECIALIZADA ARCHIVOS LATINOAMERICANOS DE CARDIOLOGÍA Y HEMATOLOGÍA

Con el arribo de un mayor número de médicos graduados interesados en la especialidad y con el objetivo de dar a conocer sus primeras observaciones, se funda en 1930 la revista especializada Archivos Latinoamericanos de Cardiología y Hematología. Pronto se organiza una serie de conferencias que resultaron ser los posteriores cursos de postgraduados impartidos por un grupo selecto de médicos que tenían un profundo conocimiento de la especialidad como Teófilo Ortiz Ramírez, Manuel Vaquero, Salvador Aceves, Juan Manuel Rivero Carballo, Alejandro Betancourt y Alfonso de Gortari.

Puede afirmarse que en 1935 la Cardiología mexicana había alcanzado un estado de madurez suficiente para ser considerada como especialidad sólidamente establecida. Al contar con cardiólogos de excelente formación y un órgano de difusión de prestigio, solo faltaba que los especialistas se reunieran en una sociedad.

Es así como el Dr. Ignacio Chávez junto con un grupo de colaboradores fundaron la Sociedad Mexicana de Cardiología el 27 de mayo de 1935 en una reunión en el aula del Pabellón 21 del Hospital General, lugar donde firman el acta constitutiva y se formalizan y aprueban los estatutos y reglamentos. Con la inauguración del Instituto Nacional de Cardiología, el 18 de abril de 1944, la Sociedad Mexicana de Cardiología se muda al Instituto junto con el grupo de médicos e investigadores del equipo del Pabellón 21 y la revista especializada que había sido publicada ininterrumpidamente desde sus inicios, la que pasó a ser su órgano oficial y en 1945 cambia de nombre por el de Archivos del Instituto Nacional de Cardiología. Así la Sociedad como organismo académico llevó a cabo sus actividades en conjunto con dicha Institución y con la Sociedad Interamericana de Cardiología que nació también en 1944. Con ambas instancias ha funcionado la organización de múltiples actividades académicas.

SEGUNDO CONGRESO INTERAMERICANO DE CARDIOLOGÍA

En 1946, durante el segundo Congreso Interamericano de Cardiología en el Instituto Nacional de Cardiología y con la asistencia de ilustres profesores europeos, las delegaciones extranjeras hacen la propuesta de crear la Sociedad Internacional de Cardiología. Fue en 1950 durante el primer Congreso Mundial de Cardiología en París, Francia (fig. 1) que se aprueban los estatutos y reglamentos y se afinan los detalles de la nueva corporación.

El día 8 de septiembre quedó constituida formalmente bajo la presidencia de Charles Laubry y la vicepresidencia de Paul D. White e Ignacio Chávez. La nueva Sociedad quedó constituida con la incorporación de las Sociedades Nacionales y Continentales de Cardiología con la categoría de miembros colectivos, de manera que los miembros de la Sociedad Mexicana pasaron automáticamente a formar parte de la nueva Sociedad Internacional de Cardiología. En la década de los sesenta la revista de Archivos, órgano oficial de la Sociedad sufre unan transformación cuando se amalgama la otra publicación del Instituto, Principia Cardiológica.

"PLUS EST EN TOI"

La Sociedad Mexicana de Cardiología cumple 83 años de existencia y desde su nacimiento tiene como funciones primordiales el estudio, la investigación , la docencia, el ejercicio y la aplicación de los conocimientos de la Cardiología y de las ciencias afines entre sus miembros y la comunidad médica en general; por ello los métodos empleados para impartir la docencia dentro de la Sociedad han variado y se han modificado a través de los años y de acuerdo con los miembros y las necesidades de la especialidad.

El lema “Plus est en toi” fue adoptado por voto unánime de los socios en 1979 porque a su vez era el lema del Maestro Chávez. Muchos años atrás, cuando hacía sus estudios de postgrado en Francia, realizó un viaje a Flandes y en su visita lo leyó sobre el dintel del portón de la casa Museo Gruuthuse en Brujas, Bélgica. Fue tal el impacto que le produjo y se sintió tan identificado que lo convirtió en su lema (fig 2). Resume una filosofía de fe en uno mismo y en el hombre: hay más en ti, puedes ser más, tienes más que dar.

Es esta una Sociedad de hombres al servicio del hombre y en beneficio de la humanidad. Una Sociedad científica dedicada al estudio, la investigación y la enseñanza de la Cardiología pero impregnada de calor que da el humanismo. Al adoptar el lema, los miembros de la Sociedad no solo afirman que tienen fe en el hombre y que creen en su destino: se comprometen a seguir las consecuencias que del reconocimiento se derivan.

Debo ser más, debo poner más en mis actos, debo tratar con más ahínco, debo ser más de mí mismo, debo exigirme más en todo y para todo. Pero “Plus est en toi” señala también una meta, marca un ideal: la Excelencia, implica seguir la meta sin importar los obstáculos y de hacer caminos cuando no existan. Que cada cual avance en la medida de sus posibilidades pero que en el avance ponga lo mejor de sí mismo. Así pues, el ideal de nuestra Sociedad es la Excelencia en Ciencia y en Humanismo, convirtiéndose en el fin mismo de la Sociedad Mexicana de Cardiología.

Los logros de una Sociedad científica son la suma de las contribuciones de sus socios. Su proyección, sus alcances se fundan en el esfuerzo conjunto, en la unidad de miras, en la conjunción de voluntades.

CONGRESOS NACIONALES

Con sus congresos nacionales, reúne cada dos años a la mayoría de sus miembros con el objetivo de difundir los conocimientos mediante conferencias, sesiones plenarias, simposia, mesas redondas, talleres y conferencias magistrales de los temas actuales en la Cardiología. Asimismo la revista Archivos del Instituto de Cardiología de México, hoy Archivos de Cardiología de México sigue siendo el órgano oficial, y es el vínculo adecuado para la difusión de la misma.

El acelerado avance de la Cardiología en las últimas décadas y el desarrollo tecnológico, ha influido en todos los órdenes de la vida del hombre. Aunque la Medicina en general ha progresado vertiginosamente en los últimos años, la Cardiología básica, clínica intervencionista y quirúrgica son algunas de las ramas más innovadoras con mayor crecimiento, pero también de las más costosas.

El futuro nos anuncia cambios tecnológicos tan extraordinarios que transformarán la naturaleza misma de la especialidad y nos obliga desde ahora a prepararnos para ese prodigioso salto evolutivo. Una Sociedad líder debe emprender estrategias acordes a las exigencias de un mundo globalizado, con tecnología digital y plural de la Cardiología moderna.

Debemos elaborar un plan estratégico para promover la investigación en el país, “producción interna con proyección externa para lograr una labor ascendente y sostenida” y así favorecer la participación de nuestra Sociedad en los foros internacionales, lo que aumentará el número de publicaciones en revistas de alto impacto, para adecuar a nuestra especialidad al reto de la modernidad y del futuro.

REFERENCIAS

  • 1) Viesca Carlos T., Martínez MB, Sanrilippo J., Rustrián FS. La Sociedad Mexciana de Cardiología. Crónica de 60 años de esfuerzos y logros. 1995, Ed. Graffiti.
  • 2) Cárdenas Manuel. "Plus est en toi". Arch Cardiol de Mex. 2001; 71;185-187